Un nuevo aislante acústico incorpora fibra de naranjos

17 de May del 2016

Utilizar las fibras de poda de los naranjos como aislante acústico. Esto es lo que ha conseguido, a escala de laboratorio, un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y de la Universidad de Girona (UdG). Su trabajo conjunto ha permitido desarrollar unas placas que, comparadas con otras convencionales de yeso, ofrecen mejoras en el aislamiento acústico de hasta el 150%.

Para obtener esta nueva placa aislante, la materia prima procede de la poda clásica del naranjo, sometida posteriormente a un proceso de desfibrado. Junto con las fibras de naranjo, el aislante incorpora polipropileno, un plástico muy utilizado en juguetes o piezas de automóviles, entre otros productos. Su trabajo aparece publicado en la revista Journal of Construction and Building Materials


Alba destaca también que estas placas responden a los objetivos del programa de investigación europea Horizonte 2020, que apuesta por el uso de nuevos materiales de materia prima natural o reciclada. "Podrían sustituir a materiales utilizados actualmente que son más agresivos con el medio ambiente”, añade el científico.“Las placas que hemos obtenido ofrecen un potencial de aislamiento acústico de unos 29 dBA y las convencionales de yeso laminado suelen estar en 27 dBA. Esos dos dBA de diferencia son importantes, porque supondría mejorar la eficiencia acústica de las placas –respecto a las de yeso– un 50%. Y si utilizamos un material de solución doble, es decir, que incorpore dos placas y una lana absorbente entre medias a modo de sándwich, la mejora es de unos 5 o 6 dBA, lo que significa que aislaría más del doble que el sistema convencional”, explican Jesús Alba y Romina del Rey, investigadores del campus de Gandia de la UPV.

En el estudio, los investigadores han analizado las propiedades mecánicas del nuevo material, comparándolas con las de materiales compuestos convencionales. “Las propiedades mecánicas son mejores que las de yeso; esto se traduce en que, con una placa del mismo espesor, el aislamiento acústico es mayor; o bien podemos reducir espesores para obtener los mismos aislamientos”, apunta Alba.

Serrines de hueso de aceituna

Por su parte, Pere Mutjé, director del grupo LEPAMAP de la UdG, explica que este estudio "constituye un ejemplo puntero en el campo del desarrollo de materiales comúnmente llamados ecofriendly materials, y en este sentido nuestras investigaciones prosiguen con serrines de hueso de aceituna, muy próximas a concluir.”

La fabricación de los materiales la ejecuta el equipo de la Universidad de Girona, y su evaluación acústica, el de la UPV. Tanto Alba como Mutjé creen que una de las ventajas de este nuevo material es que permite sacar rendimiento a un subproducto agrícola como son los restos de poda de naranjo, con el consiguiente beneficio económico para el sector.